BOLETIN GRATIS

 

Suscribirte a el Boletin de Alihuen y recibe información periodica. 

Correo electrónico:

 

 
Publicidad
Menú principal
Inicio
Elecciones
facebook
Proyectos
Información
Tóxicos
Fotos y videos
Efemérides
Denuncias
Links
Donaciones
Conócenos!
Niños perdidos

Revistas
ECO-Chicos
ECO-Breves
Escritores Pampeanos
Boletines Informativos
Estado del tiempo
Pronóstico Mundial
Imágenes satelitales
Pronóstico SMN
Estado del Tiempo
LLuvia y Temperatura
Radar meteorológico
Encuestas
¿Cuales son las prioridades que debería tener el gobierno Argentino en política ambiental?
 
Conócenos

¿Quién está en línea?
Estadísticas
Visitantes: 20401415
¿Qué son los humedales? Imprimir E-Mail

 

  ¿Qué son los humedales? 
  ¿Por qué es importante conservar los humedales? 
 Conceptos importantes en relación con el manejo de los humedales 
 La Convención sobre los Humedales 
  Los humedales de la República Argentina 
 Implementación de la Convención de Ramsar en la República Argentina 
 
BIBLIOGRAFÍA 

¿Qué son los humedales?
El término humedales se refiere a una amplia variedad de hábitats interiores, costeros y marinos que comparten ciertas características. Generalmente se los identifica como áreas que se inundan temporariamente, donde la napa freática aflora en la superficie o en suelos de baja permeabilidad cubiertos por aguas poco profunda. Todos los humedales comparten una propiedad primordial: el agua juega un rol fundamental en el ecosistema, en la determinación de la estructura y las funciones ecológicas del humedal.
Esta predominancia del agua determina que los humedales tengan características diferentes de los ecosistemas terrestres, una de ellas es que suelen presentar una gran variabilidad tanto en el tiempo como en el espacio. Esto tiene efectos muy importantes sobre la diversidad biológica que habita en los humedales que debe desarrollar adaptaciones para sobrevivir a estos cambios que pueden llegar a ser muy extremos, por ejemplo, ciclos hidrológicos de gran amplitud con períodos de gran sequía y períodos de gran inundación.
Existen muchas definiciones del término humedales, algunas basadas en criterios principalmente ecológicos y otras más orientadas a cuestiones vinculadas a su manejo. La Convención sobre los Humedales los define en forma amplia como: "las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de aguas, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros" .


¿Por qué es importante conservar los humedales?
Los humedales son ecosistemas de gran importancia por los procesos hidrológicos y ecológicos que en ellos ocurren y la diversidad biológica que sustentan.
Entre los procesos hidrológicos que se desarrollan en los humedales se encuentran la recarga de acuíferos, cuando el agua acumulada en el humedal desciende hasta las napas subterráneas. Las funciones ecológicas que desarrollan los humedales favorecen la mitigación de las inundaciones y de la erosión costera. Además, a través de la retención, transformación y/o remoción de sedimentos, nutrientes y contaminantes juegan un papel fundamental en los ciclos de la materia y en la calidad de las aguas.
Los humedales generalmente sustentan una importante diversidad biológica y en muchos casos constituyen hábitats críticos para especies seriamente amenazadas. Asimismo, dada su alta productividad, pueden albergar poblaciones muy numerosas.
Diversas actividades humanas requieren de los recursos naturales provistos por los humedales y dependen por lo tanto del mantenimiento de sus condiciones ecológicas. Dichas actividades incluyen la pesca, la agricultura, la actividad forestal, el manejo de vida silvestre, el pastoreo, el transporte, la recreación y el turismo. Uno de los aspectos fundamentales por los que en los últimos años se ha volcado mayor atención en la conservación de los humedales es su importancia para el abastecimiento de agua dulce con fines domésticos, agrícolas o industriales. La obtención de agua dulce se evidencia como uno de los problemas ambientales más importantes de los próximos años; dado que la existencia de agua limpia está relacionada con el mantenimiento de ecosistemas sanos, la conservación y el uso sustentable de los humedales se vuelve una necesidad impostergable.
No obstante la importancia que se le da hoy en día a la conservación de los humedales, durante siglos fueron considerados tierras marginales que debían ser drenadas o "recuperadas", ya sea para mejorar las condiciones sanitarias o para su afectación a la producción, principalmente para la ampliación del área agrícola o urbana. Por ejemplo, se estima que en los EE.UU. se perdieron más de un 50% (87 millones de hectáreas) de sus humedales originales; los porcentajes podrían ser iguales o mayores para otros países.
Además de las acciones directas que se han realizado para drenar y "recuperar" humedales, estos están sujetos al deterioro tanto por las obras que se desarrollan en los ecosistemas acuáticos que provocan modificaciones en el ambiente, como represas y canalizaciones, como por actividades que se realizan en zonas terrestres cercanas a los humedales, ya sea por extracción de agua o por adición de nutrientes, contaminantes o sedimentos, por ejemplo la agricultura, deforestación, minería, pastoreo y desarrollo industrial y urbano. Debe tenerse en cuenta que dado el carácter dinámico de los ambientes lóticos, cualquier parte del ecosistema puede ser afectado por eventos que sucedan aguas arriba (contaminación). La presencia de especies migratorias también sufre el impacto de la alteración de la condición original del curso de agua (represas, dragados y puentes).

Conceptos importantes en relación con el manejo de los humedales:
Los humedales proporcionan recursos naturales de gran importancia para la sociedad. Por tal motivo, su manejo implica la necesidad de desarrollar su uso racional o uso sustentable. Este concepto ha sido definido como "la utilización sostenible que otorga beneficios a la humanidad de una manera compatible con el mantenimiento de las propiedades naturales del ecosistema".
Dado que el agua fluye naturalmente, existe una estrecha vinculación entre los ecosistemas acuáticos permanentes, los temporariamente húmedos y los terrestres adyacentes. Esto determina que los humedales son vulnerables a los impactos negativos de acciones que ocurren fuera de ellos. Por tal motivo, la conservación y el uso sustentable de los humedales deben desarrollarse a través de un enfoque integrado que considere los distintos ecosistemas asociados. Para el caso de los humedales continentales, resulta esencial referirse a las cuencas hidrográficas como unidades ambientales. Asimismo éstas influyen fuertemente las zonas costeras marinas donde desembocan.
La herramienta más eficaz para lograr una gestión de humedales que promueva su conservación y utilización sustentable a través de un manejo integrado, es el desarrollo de planes de manejo. Estos pueden realizarse a diferentes escalas según el objetivo perseguido. Deben tener un enfoque interdisciplinario que, a través del conocimiento profundo de las características y funciones del humedal y los aspectos socio-económicos propios del área, examine los diferentes usos posibles del ambiente. Con el fin de que los planes de manejo sean realmente eficaces deben dar importancia a la participación de los diferentes sectores involucrados en la utilización de los recursos naturales y la comunidad local. Finalmente, dado que los humedales son zonas dinámicas que presentan variabilidad temporal, los planes de manejo deben someterse a análisis y revisión permanentes.

La Convención sobre los Humedales:
La Convención sobre los Humedales es un tratado inter-gubernamental aprobado el 2 de febrero de 1971 en la ciudad iraní de Ramsar, relativo a la conservación y el uso racional de los humedales. A pesar de que el nombre oficial de la Convención de Ramsar se refiere a los Humedales de Importancia Internacional, especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas, con los años su enfoque se ha ampliado y actualmente se utiliza apropiadamente el nombre de Convención sobre los Humedales.
La Convención entró en vigor en 1975 y en la actualidad más de 100 países de todo el mundo han adherido a la misma (Partes Contratantes).


Los humedales de la República Argentina

La República Argentina aprueba la Convención sobre los Humedales en el año 1991 a través de la sanción de la Ley 23.919, que entró en vigor en setiembre del año 1992 luego de depositado el instrumento de ratificación. Así se inició la participación de nuestro país en la Convención, con la inclusión de tres Sitios en la Lista de Humedales de Importancia Internacional: los Parques Nacionales Río Pilcomayo (Formosa) y Laguna Blanca (Neuquén) y el Monumento Natural Laguna de los Pozuelos (Jujuy).
En el año 1994 se crea el Comité Nacional Ramsar por Resolución de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano, actual Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable, para coordinar y asesorar en relación a la aplicación de la Convención sobre los Humedales en la Argentina. El Comité está integrado por la Subsecretaría de Desarrollo Sustentable a través de la Dirección de Recursos Ictícolas y Acuícolas, que tiene a su cargo las funciones ejecutivas dentro del Comité, la Administración de Parques Nacionales, la organización Humedales Internacional - Américas y las Provincias que incluyen Sitios Ramsar en su territorio.
Dado el carácter federal de nuestro país, la designación de humedales que se encuentran en territorio provincial para la Lista de Humedales de Importancia Internacional, debe proponerse por solicitud de los gobiernos provinciales. En este sentido, y en base a las Fichas Técnicas elaboradas por las Provincias respectivas, en el año 1995 se incluyeron en la Lista de Humedales de Importancia Internacional los siguientes Sitios: la Reserva Costa Atlántica Tierra del Fuego, Provincia de Tierra del Fuego; y la Reserva Provincial Laguna de Llancanelo, Provincia de Mendoza; y en 1997 la Bahía Samborombón, Provincia de Buenos Aires.
Se han aprobado para nuestro país tres Proyectos para su financiación a través del Fondo Ramsar de Pequeñas Subvenciones, de los cuales dos se han finalizado y uno se encuentra en ejecución. Uno de los Proyectos ha sido para el diseño e instalación de cartelería interpretativa en los tres Sitios Ramsar de nuestro país que están bajo jurisdicción de la Administración de Parques Nacionales. Los otros dos Proyectos los desarrolla el Programa de Humedales Altoandinos, y están referidos a los ambientes acuáticos de la Puna y el estado de las poblaciones de las aves migratorias.
En octubre de 1996 se realizó en la ciudad de Malargüe, Provincia de Mendoza, la 1ª Reunión del Comité Nacional Ramsar, organizado por el Ministerio de Ambiente y Obras Públicas de la Provincia de Mendoza, la Municipalidad de Malargüe y la Dirección de Recursos Ictícolas y Acuícolas de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano de la Nación. Los objetivos de la Reunión fueron: establecer mecanismos de funcionamiento del Comité a nivel nacional para profundizar la implementación de la Convención en nuestro país; y discutir la problemática vinculada con la gestión de un humedal, en este caso, la Laguna de Llancanelo, y obtener pautas para su uso racional. Con este fin participaron de la Reunión los distintos sectores involucrados en el manejo del área, incluyendo autoridades nacionales, provinciales y municipales, investigadores, empresas que realizan actividades productivas en la zona y organizaciones no gubernamentales.
En materia de difusión respecto de la importancia y variedad de humedales presentes en nuestro país se está finalizando la edición, en forma conjunta con Humedales Internacional - Américas, de un documento sobre la situación actual y necesidades de conservación de los humedales de la Argentina, a partir de información relevada por diversos especialistas de nuestro país. Este material será utilizado asimismo como base para la elaboración de un Inventario de Humedales de la Argentina.
Con el fin de fortalecer la capacidad local de gestión de los humedales a través de la capacitación del personal que desarrolla esta tarea, se está organizando un Curso sobre Conservación y Uso Sustentable de Humedales, que se dictará en septiembre de 1998, destinado a administradores y técnicos nacionales y provinciales vinculados al manejo de humedales.


Implementación de la Convención de Ramsar en la República Argentina


Davis, T.J., Blasco, D. y Carbonell, M., 1996, Manual de la Convención de Ramsar : una guía a la Convención sobre los humedales de importancia internacional, Oficina de la Convención de Ramsar, Gland, Suiza.
Dugan P.J. (ed.), 1992, Conservación de humedales. Un análisis de temas de actualidad y acciones necesarias. UICN, Gland, Suiza.
Malvarez, A.I. y Kandus, P. (compiladores), 1997, Tópicos sobre humedales sudamericanos, Material distribuido en el Curso de Posgrado "Aspectos Ecológicos para la Conservación y Manejo de Humedales", FCEN UBA.
Roggeri, H., 1995, Tropical freshwater wetlands. A guide to current knowledge and sustainable management, Kluwer Academic Publishers.
Scott, D. y Carbonell, M. (compiladores), 1986, Inventario de humedales de la Región Neotropical, IWRB Simbridge y UICN Cambridge.


CONVENCIÓN SOBRE HUMEDALES (RAMSAR, IRAN, 1971)
7º CONFERENCIA DE LAS PARTES
Esta Conferencia de las Partes de la Convención sobre Humedales (Ramsar, Irán, 1971) se llevó a cabo entre el 10 y el 18 de mayo del cte. año, en San José de Costa Rica. Contó con la presencia de 750 participantes de 110 Partes Contratantes (PCs) de la Convención, 15 Estados observadores, ONGs Nacionales e internacionales, agencias donantes y científicos.
El Programa incluyó cinco sesiones técnicas
Ramsar y el agua
Planificación nacional sobre conservación y uso racional de los humedales
Involucramiento de la comunidad a todos los niveles en la conservación y uso racional de los humedales
Herramientas para evaluar y reconocer los valores de los humedales.
Marco para la cooperación regional e internacional en relación a los humedales.
Se adoptaron 30 resoluciones y 4 recomendaciones, entre ellas:
Categorización regional de los países bajo la Convención y composición, roles y responsabilidades del Comité Permanente
Se eligió a la Argentina juntamente con Trinidad y Tobago como representantes regionales para el Comité Permanente por la Región del Neotrópico. También la Argentina integra el Subcomité de Finanzas, presidido por Armenia.
La representación de Argentina asumió como responsabilidad ante los países del Neotrópico, el desarrollo de activos mecanismos de interacción para dar a la gestión un carácter participativo a todos los integrantes de la Región.
Composición y modus operandi del Grupo de Examen Científico Técnico. (GECT).
Nuestro país debe elegir el coordinador nacional ante el GECT.
Lineamientos para el desarrollo y la implementación de políticas nacionales de humedales.
Lineamientos para la revisión de la legislación e instituciones para la promoción de la conservación y el uso racional de los humedales.
Programa de promoción en comunicación, educación y concientización del público 1999- 2002.
Nuestro país debe elegir el coordinador gubernamental y el coordinador no gubernamental del Programa, y deberá desarrollar un Plan de Acción de comunicación, educación y concientización del público en relación a los humedales para fines del año 2000.
Marco estratégico y lineamientos para el desarrollo futuro de la Lista de Humedales de Importancia Internacional.
Sitios en la Lista de Ramsar: Descripciones oficiales, status de conservación y planes de manejo, incluyendo la situación de sitios particulares.
Argentina anunció la próxima inclusión en la Lista de Humedales de Importancia Internacional del Sistema de Iberá, solicitada por el Ministro de Medio Ambiente de Corrientes.
La Convención de Ramsar y la evaluación de impacto: estratégico, ambiental y social.
Creación de un Centro Regional Ramsar para el entrenamiento y la investigación sobre humedales en el Hemisferio Occidental.



Para mayor información ver
www.ramsar.org
Convención RAMSAR:
:
BIBLIOGRAFIA :

La gran extensión de nuestro país y su variación latitudinal y altitudinal determinan la existencia de una gran diversidad y abundancia de humedales, de los cuales a continuación se mencionan algunos ejemplos.
La Cuenca del Plata, que en territorio argentino incluye una región muy amplia de aproximadamente 1.034.000 km2, engloba una gran variedad de humedales. Esta región se encuentra bajo una fuerte influencia de actividades humanas; los ambientes acuáticos permanentes y temporarios son utilizados para la navegación, el abastecimiento de agua dulce, la pesca comercial y deportiva y la recreación. También constituyen una fuente importante de recursos forrajeros. En esta región se encuentran los centros urbanos más grandes de nuestro país, así como importantes zonas de desarrollo agrícola e industrial.
Como ejemplo de humedales vinculados a la Cuenca del Plata están los asociados a la llanura de inundación del Río Paraná, un mosaico de ambientes derivados de la dinámica del río, tales como selvas marginales, pajonales, esteros, lagunas y bañados, que proporcionan una gran variedad de hábitats para numerosas especies. Otro caso está dado por los Esteros de Iberá, que constituyen un gran conjunto de lagunas poco profundas, esteros con abundante vegetación flotante, ríos y arroyos y bosque fluvial asociado.
Por otra parte, la región chaqueña conforma una porción sustancial de la parte argentina de la Cuenca del Plata. Es una gran llanura caracterizada por las sequías e inundaciones originadas en la gran variabilidad pluviométrica y las crecidas de los ríos.
La Cuenca del Salado en la Provincia de Buenos Aires es de mucha menos extensión pero tiene igualmente gran importancia regional. Constituye la columna vertebral de los ecosistemas pampeanos, con numerosas lagunas y bañados que componen regiones de abundante y singular biodiversidad e interactúan estrechamente con las tierras de producción agropecuaria, asociados con los ciclos multianuales del régimen pluviométrico. El Río Salado desemboca en la Bahía Samborombón, que constituye una extensa zona intermareal, correspondiente al estuario del Río de la Plata, caracterizada por la presencia de bañados, pantanos salobres y cangrejales.
Otro tipo de humedales muy diferentes se observan en las lagunas de alta montaña, desde la Provincia de Jujuy hasta Neuquén. Por ejemplo, las Lagunas de Pozuelos y Vilama (Jujuy) situadas a 3.500 y 4.400 metros de altura respectivamente en zonas áridas, presentan amplias variaciones en el nivel y la salinidad del agua durante la estación seca y albergan grandes poblaciones de aves acuáticas.
Las zonas costeras constituyen asimismo humedales de gran importancia. En la Provincia de Buenos Aires se destacan la albufera de Mar Chiquita, una laguna costera de agua salada conectada con el mar; el estuario de Bahía Blanca, formado por varios ríos de pequeño tamaño, con extensas zonas intermareales, islas, playas de arena y bañados de agua salobre; y la Bahía Anegada en la desembocadura del Río Colorado, que también presenta una zona intermareal amplia, bañados de agua salada, islas y playas de arena. La costa patagónica presenta numerosas áreas de interés, como la Península Valdés (Chubut), la Bahía Bustamante (Chubut), el estuario del Río Deseado (Santa Cruz) y la Bahía San Sebastián (Tierra del Fuego), entre otras.

 
< Anterior
seguinos en facebook

twitter

Publicidad
¡¡¡ RECICLA!!!

Publicidad
PampaSeg

Jornadas de Software Libre y Seguridad Informática. 21 y 22 Noviembre 2014, Santa Rosa, La Pampa

canal de Youtube Alihuen
MERCURIO NO!!!

Poda de árboles

Denuncia la poda y extracción de árboles al

Esta Prohibido podar y extraer árboles en Santa Rosa, L.P.. Cuando vea esto haga la denuncia telefónica al 02954 - 435555.

Anti-incineración

 
    Diseño Web La Pampa